CMI >  Inicio > Noticias-Medios > Crónicas > Sanidad, reconciliación y Espíritu Santo:
Teólogos jóvenes analizan el futuro de la misión cristiana
Eng|Deu|Fra|Esp|Gre



Noticias-Medios  Crónicas
 Noticias
 Destacados
 Conference newspaper
 Fotos
 Impacto mediático

Sanidad, reconciliación y Espíritu Santo:
Teólogos jóvenes analizan el futuro de la misión cristiana



Puleng Lenka Bula - South Africa , Anastasia Vassiliadou - Greece and Bard Knappstaad -Norway. Rome.
(c) WCC/Friedrich Degenhardt

Por Friedrich Degenhardt (*)

¿Existe la sanidad milagrosa en las iglesias de hoy? ¿Es posible reconciliarse en una sociedad devastada como la de Sudáfrica después del apartheid? ¿De qué modo puede el Espíritu Santo ayudarnos a interpretar la misión de manera renovada? En una Consulta de Jóvenes Misiólogos celebrada en Roma se examinaron estas y otras preguntas, con miras a la próxima Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización, que tendrá lugar en Atenas (Grecia) del 9 al 16 de mayo de 2005.

"Hay un nuevo tipo de teología en desarrollo, que está cambiando el mundo y debemos tomar en serio", afirmó el joven noruego Bard Knappstaad (25), mientras miraba la cúpula de la Basílica de San Pedro en Roma, que para muchos cristianos es parte de los cimientos de la iglesia. ¿Sacudirá esa nueva teología los fundamentos de la iglesia cristiana?

Del 19 al 25 de enero de 2005, 31 jóvenes teólogos y teólogas de todo el mundo y de todas las familias eclesiásticas más importantes se reunieron en Roma, en un centro católico de retiro espiritual ubicado justo frente a la Basílica de San Pedro. La Consulta de Jóvenes Misiólogos del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) consistió en un intercambio sobre cuestiones relacionadas con la próxima Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización, que tendrá lugar en Atenas (Grecia) y cuyo tema será "¡Ven, Espíritu Santo, sana y reconcilia!"

"Las iglesias que crecen con más rapidez en el mundo dan mucha importancia a la sanidad milagrosa", dijo Knappstaad en su discurso de apertura. Knappstaad es miembro de la Iglesia de La Viña, un movimiento estadounidense dedicado a fundar iglesias que combina creencias evangélicas y pentecostales, y acaba de graduarse en la Escuela Luterana de Teología de Noruega, donde ha estudiado la cuestión de la sanidad milagrosa.

"La sanidad milagrosa es un tema que no se ha tratado adecuadamente y debemos incluirlo en el programa del Consejo Mundial de Iglesias. Este movimiento carismático también tiene lugar en las iglesias tradicionales", señaló Knappstaad, quien considera que hay cosas por aprender y que debe examinarse con detenimiento el elemento de poder puesto en juego por la sanidad. "Basta con leer la Biblia. Jesús dedicó mucho tiempo a la sanidad, no se trata de una cuestión meramente simbólica."

Esta perspectiva constituye un gran desafío para la concepción más bien simbólica que muchas iglesias tienen de la sanidad, centrada más en la relación entre sanidad y fe que entre sanidad y poder. Ahora bien, insistió Knappstaad: "Las personas desean sanarse".

"Todas las iglesias deberían dar a sus miembros la oportunidad de recibir la sanidad", afirmó. Además, instó a las iglesias a tomar medidas en ese sentido: "El modo de hacerlo es mediante la oración, la enseñanza, la bendición, la unción, y otros medios." Knappstaad considera que las prácticas de sanidad forman parte de las diversas tradiciones cristianas. "No existe una forma sola de sanar, sino un solo Dios sanador."

En su concepción teológica Knappstaad intenta zanjar una amplia brecha. Por un lado, señala: "Tenemos que aceptar lo milagroso; de lo contrario, nos quedamos con una visión dualista en la que Dios y el mundo están separados". Así, él trata de encontrar una visión más amplia, que trascienda las divisiones del pensamiento occidental moderno e incluya la comprensión del mundo espiritual.

Por otro lado, también plantea una cuestión de gran importancia en el pensamiento de las principales corrientes teológicas en cuanto a la sanidad al afirmar que en toda teología y práctica de la sanidad es necesaria una comprensión que abarque, de forma categórica, a las personas que no se curan.

<b» La reconciliación en Sudáfrica es un milagro </b>

"Tengo mis dudas sobre la sanidad milagrosa", dijo Puleng Lenka Bula (33), otra participante en la consulta de Roma. Lenka es profesora de Etica Cristiana en la Universidad de Sudáfrica, en Pretoria, y pone en duda la idea tan generalizada de que la sanidad sea un asunto que tiene su origen en las iglesias del sur. "Tengo dificultades con la concepción carismática y pentecostal, y los estrechos vínculos que establecen entre los milagros, la sanidad y el enriquecimiento", afirmó.

"Sudáfrica está tratando de superar sus profundas divisiones." Lenka habló de su experiencia como mujer de color y sobre lo que entiende, en su contexto, por sanidad, que se relaciona estrechamente con los procesos de reconciliación desde la abolición del apartheid en 1994. "En Sudáfrica, la reconciliación consiste en restaurar relaciones interrumpidas y también en entablar relaciones nuevas entre personas que antes ni siquiera se aceptaban como personas. ¡Eso sí que es un milagro!"

"Seguir la labor de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de mi país me sirvió para entender más a fondo la reconciliación", dijo. "Las personas que han sufrido una experiencia traumática, por ejemplo, tras perder a sus hijos, tenían una enorme predisposición a perdonar y seguir adelante; me parecía increíble. Personas que estaban dispuestas a perdonar, nadie las presionaba, y brindaban su perdón."

"La Comisión era un lugar seguro para hablar de las experiencias del apartheid. Este espacio vital constituía una forma de sanidad; que las personas se escuchen: en eso consiste la sanidad; la comunicación es sanidad", señaló Lenka. Ella cree que el perdón no tiene que ser el primer paso en este proceso, y que si bien no es necesario que el perdón preceda a la reconciliación, sí lo es que haya predisposición a superar el pasado."

Sin embargo, muchos refutan esta noción de reconciliación, incluso en Sudáfrica. Un llamado a la justicia distributiva la pone en tela de juicio. "Para muchas personas pobres, hablar de reconciliación no es sencillo", explicó Lenka. "La reconciliación puede ser vista como parte del lenguaje de los ricos; la reparación, como parte del lenguaje de los que no lo son."

"Es necesario que vuelvan a imperar los sentimientos humanitarios, y es preciso que los opresores los recobren."

Para una comprensión más integral y teológica de la reconciliación, Lenka mencionó el concepto africano de ‘ubuntu', que significa la humanidad de todas las personas, el ‘carácter sagrado del otro'. "Pero debe tenerse en cuenta la naturaleza en su conjunto, incluso los aspectos ecológicos de la reconciliación." ¿Cómo nos relacionamos con la Tierra? Lenka abogó por una nueva relación con la Tierra que no tiene que ver con la dominación; una relación de reciprocidad, porque todos somos interdependientes.

<b» El Espíritu Santo en la misión de las iglesias</b>

¿Cómo se integra la concepción de sanidad y reconciliación en el nuevo paradigma de misión que intentará encontrar la próxima Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización? "Desde el punto de vista de las mujeres africanas, la manera en que la iglesia ha tratado de cumplir su misión en el pasado tiene limitaciones", indicó Lenka. "La misión en África ha sido tanto una maldición como una bendición." La atención de la salud y la educación son aspectos importantes del legado positivo.

"Ahora se necesita una nueva perspectiva poscolonial. Debemos trabajar no sólo de norte a sur, sino también norte y sur juntos." Para Lenka, la misión es un conjunto de actividades: "Empecemos por la propia comunidad. ¿Cómo vive la iglesia en la comunidad?", preguntó. "Se trata de que los habitantes de la comunidad confíen cada vez más en la Buena Nueva." Lenka propugna una diversidad de concepciones, es decir, una multiplicidad de formas de llevar a cabo la misión.

Anastasia Vassiliadou (26), graduada de la Universidad de Salónica, Grecia, abordó un enfoque muy distinto de la reconciliación. Vassiliadou habló del Espíritu Santo, tema central de la Conferencia de Atenas: "El Espíritu Santo es el catalizador que impulsa y guía nuestra misión", afirmó en su ponencia sobre las contribuciones de los ortodoxos a la labor del CMI.

"El Espíritu Santo es la manifestación de nuestra comunión, koinonia, con la Santísima Trinidad. La iglesia vive en comunión con Dios Padre e Hijo, a través del Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos reconcilia con Dios."

Sin embargo, Vassiliadou considera que no se trata de predicar doctrina. "Se trata de predicar la llegada del Reino de Dios. La misión no consiste en una cuestión moral, ni de lucha contra el mal, ni de cosas por el estilo. Se trata de nuestra forma de entender la iglesia. En la Iglesia Ortodoxa, la liturgia, la eucaristía, es lo primero. El instrumento de la misión de los ortodoxos es la eucaristía, testimonio de la nueva realidad de Dios."

La Consulta de Jóvenes Misiólogos de Roma fue un anticipo de los debates sobre estas cuestiones que probablemente se lleven a cabo en la conferencia de Atenas. "Es muy importante conseguir la reconciliación entre las iglesias ortodoxas y la pentecostales", afirmó Vassiliadou. "Espero que la Conferencia tienda un puente para el diálogo."

"Efectivamente, es recíproco: se puede aprender mucho de la teología y la vida de la Iglesia Ortodoxa; y la Conferencia es además el primer paso hacia la reconciliación de las iglesias en Grecia." La relación entre la Iglesia Ortodoxa de Grecia y las iglesias pentecostales es, en particular, una cuestión compleja.

Vassiliadou dijo, a modo de conclusión: "De todos modos, la Conferencia es un gran avance, y el comité de preparación local en Atenas, formado por representantes de cinco iglesias diferentes, puede llegar a ser el punto de partida para la creación de un consejo de iglesias en Grecia." [1.537 palabras]

(*) Friedrich Degenhardt es teólogo y periodista, y trabaja como vicario especial de la Iglesia Evangélica Luterana del Norte del Elba (Alemania) en la oficina de prensa del Consejo Mundial de Iglesias en Ginebra.

Fotos sin cargo en alta resolución están disponibles en:
http://www.wcc-coe.org/wcc/photo-galleries/meetings/ymc-rome.html


[Recuadro]

Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización

Organizada por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), será una reunión internacional de gran envergadura que congregará a más de 500 participantes de todos los continentes y de todas las grandes iglesias y confesiones. Tendrá lugar en Atenas, Grecia, del 9 al 16 de mayo próximos, gracias a la invitación de la Iglesia (Ortodoxa) de Grecia.

El principal objetivo de la conferencia es ofrecer un espacio para que cristianos e iglesias intercambien experiencias y reflexionen juntos sobre las prioridades de la misión y el futuro del testimonio cristiano. Se espera que la conferencia capacite a los participantes para que continúen promoviendo comunidades de sanidad en un espíritu de celebración y testimonio, reconciliación y perdón.

El tema de la conferencia -¡Ven, Espíritu Santo, sana y reconcilia!- es un recordatorio de que la misión no nos pertenece a nosotros, sino a Dios, quien está presente y actuante como Espíritu Santo en la iglesia y en el mundo.

Los participantes, que provendrán de las iglesias miembros del CMI y de la Iglesia Católica Romana, así como de iglesias y organizaciones pentecostales y evangélicas, incluirán jóvenes, mujeres y hombres que trabajan en las fronteras del testimonio cristiano, líderes de iglesias y de obras misioneras, teólogos y especialistas en misión.

Han habido doce conferencias de este tipo desde 1910. Esta será la primera vez que una de ellas es celebrada en un contexto predominantemente ortodoxo.
--------------
Las opiniones expresadas en las Crónicas del CMI no necesariamente reflejan posiciones oficiales del Consejo. Este material puede ser reproducido libremente dando el debido crédito al autor.