CMI >  Inicio > Noticias-Medios > Impacto mediático Eng|Deu|Fra|Esp|Gre



Noticias-Medios  Crónicas
 Noticias
 Destacados
 Conference newspaper
 Fotos
 Impacto mediático

11.05.05 11:26 Antiguedad: 7 yrs

La Iglesia, un lugar y un proceso de comunión para todos

Samuel Kabue, ciego de nacimiento,
es secretario ejecutivo de la Red
Ecuménica del CMI de Defensa de los
Discapacitados.

Si la iglesia es, por definición, un lugar y un proceso de comunión, abierto y acogedor para todos, sin discriminación, ¿por qué aquellos a quienes consideramos extraños o extranjeros, diferentes o tal vez discapacitados, son marginados e incluso excluidos?

Esta pregunta, del pastor prebiteriano kenyano Samuel Kabue, conmovió a los participantes en la Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización, que entró aquí en su segundo día con un panel titulado "Llamados en Cristo a ser comunidades de sanación y reconciliación".

El Dr. Samuel Kabue, ciego de nacimiento, es secretario ejecutivo de la Red Ecuménica de Defensa de los Discapacitados del Consejo Mundial de Iglesias. "Siempre que esto ocurre, aunque sea por omisión pasiva, la iglesia no es lo que está llamada a ser. Está negando su propia realidad. En la iglesia, estamos llamados a actuar de otro modo. Como dice San Pablo, las partes del cuerpo que parecen más débiles --y notemos que no dice que son realmente más débiles-- son indispensables", advirtió.

El Dr. Kabue criticó a las iglesias que relacionan estrechamente la discapacidad con la enfermedad y el pecado. Para ellas, dijo, "cuando las oraciones por la curación no producen el efecto deseado, se acusa a la víctima de no tener fe".

En cambio, "Jesús eligió utilizar la curación para unir a la persona discapacitada con el resto de la sociedad", subrayó, y llamó a las iglesias a definir la sanación con un sentido integral.  Mientras la curación se relaciona con la reconstrucción del cuerpo físico, "la discapacidad es una construcción social y la sanación es la supresión de barreras sociales", puntualizó.

Una líder pentecostal, Rut Noemí Petrecca, compartió con la audiencia la desgarradora experiencia de su matrimonio y su divorcio, y el decisivo papel de su iglesia en su sanación y recuperación.

"Hoy entiendo la importancia de una comunidad sanadora, pero también entiendo que la decisión es personal, no hay nada mágico, es un proceso que comienza cuando lo deseamos y decidimos caminar cada día obedeciendo y siendo fieles a Dios, a nuestros líderes y a la comunidad que nos cobija", dijo.

Estoy convencida que debemos tomarnos la responsabilidad de convertir lo negativo en positivo, con la autoridad y fuerza que nos da el Espíritu de Dios, resaltó Petrecca, que es secretaria ejecutiva de la Iglesia Cristiana Bíblica Argentina y de ministerios como "Cruzada  a Cada Hogar" y "Sociedad Bíblica Internacional".

El tercer panelista, el teólogo griego ortodoxo Athanasios N. Pathanasiou, señaló que la reconciliación tiene dimensiones cósmicas y existenciales, pero que, para alcanzarla, no se trata de que los seres humanos regresen a una suerte de paraíso perdido.

La reconciliación es parte de la búsqueda de todo el universo de aquel futuro para el cual fue creado, pero que aún no se ha convertido en una realidad: el escatológico Reino de Dios, destacó.

Ese Reino, cuya realización plena tendrá lugar en el futuro, inspira las luchas y acciones históricas al lado de las víctimas y de los oprimidos; y, al mismo tiempo, deja abierta la historia al futuro y a las imprevisibles iniciativas de Dios, puntualizó Pathanasiou.

"La violencia y la misión", "La sanidad" y "La reconciliación" son los temas de los tres plenarios restantes, a los que se suman las llamadas synaxeis, cerca de sesenta en total, reuniones de grupo diarias que permiten abordar con mayor profundidad una amplia gama de temas específicos vinculados con la misión y la evangelización en el presente siglo.

La conferencia, en la que participan unas 650 personas de 105 países, finalizará el domingo 15 con un culto de envío misionero que tendrá como escenario el Areópago ateniense.